¿Conoces el drenaje linfático manual?

¿Conoces el drenaje linfático manual?

El drenaje linfático es una técnica manual en la que se realiza un masaje suave e indoloro, destinada a favorecer y estimular la circulación linfática, pero ¿qué es el sistema linfático?

El sistema linfático está compuesto por órganos como el bazo, ganglios y vasos linfáticos, es parte fundamental en el sistema inmunitario cuya función es producir y transportar la linfa compuesta principalmente por glóbulos blancos (cuyas células se encargan de luchar contra infecciones), proteínas y grasas. Cuando el líquido llega a los ganglios, éstos lo filtran ayudando a eliminar material que el cuerpo reconoce cómo extraño tipo bacterias o células cancerosas.

 

Los efectos que se producen al realizar drenaje linfático manual son:

  • Efecto drenante: facilita la evacuación y el transporte de líquido del tejido conectivo desde las capas más superficiales a las más profundas secundariamente.
  • Acción sobre el sistema inmunitario: los ganglios se estimulan y reciben mayor cantidad de linfa provocando así una mayor activación y efectividad del sistema inmunológico.
  • Efecto analgésico y relajante: se produce una reducción del sistema nervioso simpático (responsable de poner el cuerpo en estado de alerta) por lo que el sistema parasimpático podrá actuar con más fuerza provocando relajación y disminución del dolor o sensación de fatiga.

¿Para quién está dirigido el drenaje linfático manual?

  • Personas con lipedema (acumulación excesiva de tejido graso generalmente en piernas y brazos) o con linfedema (acumulaciones de linfa primario, o secundario tras cirugías oncológicas, estéticas, post-traumatismos…)
  • Piernas cansadas en mujeres embarazadas.
  • Personas con trastornos vasculares periféricos (insuficiencia venosa, varices sin relieve)
  • Personas con edema.

Contraindicaciones:

  • Personas con cáncer no tratado o metástasis.
  • Procesos infecciosos agudos.
  • Trombosis reciente.