Proponemos un enfoque de ejercicio bajo control médico que colabore a mitigar la sintomatología de la enfermedad y a mejorar la capacidad funcional y locomotriz de las personas. El ejercicio físico integrado dentro del abordaje terapéutico es un coadyuvante en el tratamiento de la enfermedad y necesario para completar la recuperación y obtener una capacidad funcional que le permita minimizar las secuelas y riesgos de dicha enfermedad.
  • Valoración médica general con Prueba de Esfuerzo:
  • Entrenamiento médico individualizado:
  • Programa nutricional personalizado:
  • Fisioterapia antiálgica y especializada